¡¡Ojo!! empieza la temporada de la PROCESIONARIA DEL PINO!!!

Lugares como O Castro y Samil, donde habitualmente se pasea a perros, han aparecido esta semana con hileras de parásitos que, al contacto, producen síntomas parecidos a una alergia – afecta también a las personas y , en casos extremos, pueden llevar a los canes a la muerte por asfixia–. Un menor fue atendido estos días en el Hospital Xeral y clínicas veterinarias.

¿Dónde se encuentran éstas orugas? 

La oruga procesionaria vive en los bosques de pinos y cedros de toda la península y Baleares. Cómo las larvas son muy sensibles al frío y a la humedad, no las encontraremos en los pinares de zonas montañosas altas (por encima de 1500m), ni tampoco en zonas muy lluviosas.

Cómo vive la oruga procesionaria? 

Las mariposas de la oruga procesionaria ponen huevos en las hojas de los pinos a finales de verano. Vuelan al atardecer, y sólo viven 1 o 2 días.

Las orugas nacen a los pocos días y empiezan a alimentarse de las hojas en ese el mismo árbol. Luego se desplazan a otras zonas dónde construyen nidos, llamados bolsones. Los bolsones son como grandes bolas de algodón, que se ven fácilmente en las copas de los pinos afectados.

Las orugas permanecen en el nido por el día, y por la noche salen a comer las hojas del pino. Si las noches son muy frías, las orugas salen a alimentarse durante el día.

A finales invierno (febrero, marzo, abril), cuando empieza a subir la temperatura y disminuyen las lluvias, las larvas bajan al suelo en procesión . Buscan el lugar adecuado, dónde se entierran y tejen un capullo. En él esperan que llegue el final del verano, para salir en forma de mariposa.

¿Qué problemas causa la oruga en las personas? 

Cada oruga tiene unos 500.000 tricomas, que son como pequeños dardos con sustancias tóxicas. Se “disparan” con mucha facilidad cuando la oruga se agita. Se dispersan con el viento y permanecen en los bolsones vacíos.

Los tricomas  contienen una sustancia tóxica e irritante, que al contacto con la piel y las mucosas, produce síntomas parecidos a los de la alergia. Algunas personas también además alergia verdadera a estas orugas.

Al tocar las orugas o los nidos se produce un picor intenso seguido de urticaria y dermatitis. Si los tricomas contactan con los ojos, llegando por el aire, pueden provocar conjuntivitis o incluso ceguera temporal. Los tricomas diseminados en el aire pueden ser inhalados al respirar, y entonces provocan problemas respiratorios. Estos problemas afectan sobre todo a las personas que trabajan en los pinares.

Los niños pueden comerse las orugas, sufriendo problemas similares a los que sufren los perros.

¿Qué problemas provocan en los perros? 

Los perros más afectados son los perros jóvenes que contactan con la oruga de la procesionaria a principios de la primavera . El problema aparece cuándo olfatean, lamen o comen la oruga, aunque también pueden tener contacto con tricomas que están en el aire.po

Los síntomas , al igual que en las personas, se deben de la liberación de histamina, y son muy similares a los de la alergia.

Cuándo el perro lame la oruga, presenta irritación en la lengua y mucha salivación. La mayoría de los perros se frotan la cara con las patas delanteras, y presentan molestia al intentar abrirles la boca. Es frecuente también que vomiten, incluso trozos de oruga.

Al rato la lengua se “hincha” y lo mismo puede suceder en el interior de la garganta. Esto resulta muy doloroso, y además puede dificultar la respiración, pues se obstruye el paso del aire a los pulmones.

Posteriormente aparecen úlceras en la lengua y con el paso de los días, pueden incluso perder parte de ella

Si el contacto es por la piel, aparece urticaria con prurito, y si es a través del aire, puede haber conjuntivitis.

¿Qué debo hacer para evitar problemas con la procesionaria?

La oruga procesionaria sólo supone un problema en zonas determinadas(los pinares), en una época concreta normalmente entre marzo-abril pero ya han sido observadas en Samil y O Castro. Los más sencillo sería evitar pasear al perro por un pinar a principios de primavera. Si vivimos en zona de pinares, saber si están afectados por la procesionaria es sencillo, porque los nidos se ven muy bien en los árboles.

Si estamos paseando por un pinar y creemos que el perro a contactado con una oruga o restos de un bolsón, es importante lavarle bien la zona afectada , que suele ser la boca y la lengua, con agua abundante. No olvidemos que las orugas producen también reacciones en nuestra piel. Si no tocamos la zona afectada directamente nos evitaremos una urticaria. Podemos ponernos guantes y una prenda de manga larga antes de tocar al perro, o bien lavarnos también después con agua fría abundante. Es importante no tocarnos luego la cara ni frotarnos los ojos.

El siguiente paso es acudir a un veterinario de urgencia para que aplique un tratamiento cuánto antes. Si estamos muy lejos, podemos solicitar instrucciones por teléfono a un veterinario de urgencias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *